Descubre la boswellia como antiinflamatorio, mejor que el ibuprofeno

La Boswellia es un arbol que se puede crecer en forma de arbusto, y su característica destacada es que su resina tiene unas propiedades antiinflamatorias muy efectivas.

Es originario de la india, en concreto de las regiones montañosas de varios estados indios. Estos son Bihar, Madhya Pradesh y Guyarat. También se ha encontrado en zonas del este de África como Etiopía y Somalia, y en otros lugares como el sur del Medio Oriente, en Yemen y en Omán.

La boswellia o también llamada incienso indio tiene muchas maneras de ser utilizado para fines farmacéuticos y curativos. El componente que se usa para esto son las resinas aromáticas que producen. El uso más ampliamente utilizado es como antiinflamatorio.

Boswellia Serrata Arbol

La Boswellia pertenece a la familia Burseraceae que se extiende en forma de arbusto o en forma de arbol pequeño de hasta 7 metros de altura y suele ser más ancho que alto. Tiende a ser de amarillento a grisaceo y las hojas son estrechas tirando a oblanceolada de unos 18 cm de largo y un largo peciolo de 3 a 20 mm incluido.

Este arbol es de la clase Magnoliopsida, de la orden Sapindales, y de la familia Burseraceae y el género es la Boswellia.

Dentro de la familia Burseraceae, existen unas 40 especies que se han descrito, y de todas estas solo se han aceptado 30. Cuatro de estas especies que han sido aceptadas de la Boswellia, que produce un tipo de resina que tiene diversas cualidades.

De estas especies la que se utiliza para fines médicos es la Boswellia serrata ya que es una planta que produce un tipo de incienso, que en india se llama Salai. Esta especie es de la zona de Rajasthan y Madhya Pradesh. El aroma que produce se aprecia menos que el de las especies B. sacra y B. frereana.

El árbol del incienso

De la corteza de este árbol Boswellia carterii mediante cortes que se hacen en esta se obtiene el incienso.

En la época romana, Teofrasio escribió:

«De las plantas que crecen en Arabia, India y Siria, las que son aromáticas, como por ejemplo, el arbusto del incienso, la mirra, la casia, el bálsamo de la Meca, el cinamomo o árbol de la canela, y muchas otras plantas asombrosas, son plantas excepcionales y totalmente distintas de otros países.»

«Dicen que el arbusto del incienso y el arbol de la mirra deben sangrarse en la constelación del Can y en los días que son más calusoros.»

Se comenta que el incienso bíblico pudiera deberse a un tipo de extracto de la resina que se saca de la especie Boswellia Sacra.

¿Para que Sirve la Boswellia?

De este arbol se obtiene una oleorresina que tiene múltiples usos medicinales. Para obtenerla se realiza una incisión en la corteza, con un utensilio específico para esto, llamado “mengaff”, o con un hacha regular. Al hacerse un corte, se extrae una franja de la corteza, de donde brota esta oleorresina, que tiene una textura gomosa, que al contacto con el aire se solidifica.

Una vez que está dura, es cuando se recolecta, para conseguir lo que se denomina “incienso indio” o llamado como el arbol, boswellia. Este extracto, tiene un poder biológico, con un aroma dulce y extremadamente balsámico, con tintes cítricos, y tonos de limón, manzana verde, y de especias. Por lo que este extracto es my aromático.

Se utiliza en en jabones, productos de belleza, alimentos y bebidas y sus resinas son usadas para hacer incienso.

Además de su utilización en inciensos y productos de belleza, la boswellia serrata presenta propiedades medicinales muy interesantes y ha sido utilizado en la Medicina Ayurveda desde la antiguedad.

Resinas de la Boswellia

La corteza de la Boswellia dalzielii se utiliza de manera habitual en el oeste de África, para tratar las fiebres, reumatismos y problemas gastro-intestinales entre otras afecciones. También la Boswellia ha sido de manera intensa usada en la medicina Ayurvedica.

Su efecto antiinflamatorio se ha descrito desde tiempos remotos en la India, pero investigaciones bien recientes continúan comprobando ese efecto.

Este efecto antiinflamatorio permite que los beneficios sean sentidos en casos de enfermedades crónicas como artritis reumatoide, asma, osteoartritis, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn.

La boswellia ha llegado a ser descrita con un efecto semejante a los antiinflamatorios no esteroides, pero el mecanismo de acción de este extracto sigue en discusión.

El efecto anticancerígeno también es uno de los intereses de la suplementación con boswellia. Ya existen estudios que comprueban este efecto y también están progresando nuevas investigaciones sobre el efecto de la suplementación en la mejoría de la calidad de vida de pacientes con cáncer.

Los triterpenoides es el elemento activo de la boswellia, y recibe el nombre de ácidos boswellicos. Tienen unas cualidades muy interesantes, en el antiguo Egipto sus propiedades terapéuticas eran conocidas y se aprovechaban para dolencias internas y externas. También era conocidas en la tradición ayurvédica, sus aplicaciones como depurativo sanguíneo, para paliar el asma, el reumatismo o las enfermedades del tracto urinario.

¿Qué dosis ingerir de Boswellia?

No existe una dosis determinada, se sabe apenas que existen estudios que demuestran que el extracto de boswellia es seguro. La dosis máxima probada fue 500mmg/kg. Algunas personas reportaron malestar digestivo y diarrea con la suplementación, pero es muy poco frecuente.

Algunas investigaciones sugieren la utilización de 100-300mg de extracto de boswellia serrata para casos de osteoartritis, ya para situaciones más relacionadas con el intestino (colitis, por ejemplo), la dosis sube para 300-350mg.

También es recomendable tomarla con glucosamina ya que aumenta su absorción.

Muchos conocimientos de la Medicina Ayurveda pueden ser aplicados hoy en día y están bajo investigación científica constante. La boswellia es uno de esos casos de suceso y es una forma más de huir a los efectos secundarios de los medicamentos antiinflamatorios.

Si te ha gustado ¡Comparte!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Comments are closed.